Ortorexia y Diabetes

Conoce más sobre este trastorno de alimentación llamado Ortorexia y el porqué el vivir con diabetes puede ser considerado un riesgo para presentarla.



Cuando estudiaba preparatoria una de las materias que más me gustaban, de las que aprendí mucho y cuyo contenido sigo aprendiendo era la de Etimologías Grecolatinas. Me encantaba porque comprendí que algunas palabras te podían expresar su significado con solo mencionarlas y de esta forma, no tenía que aprenderme grandes definiciones. Así que, antes de comenzar a hablar sobre la Ortorexia les quiero compartir lo que significa.


La palabra Ortorexia proviene del griego orthos, que significa "correcto" y de orexis, que significa "apetito". Es decir, el significado literal es "apetito correcto". El doctor Steven Bratman en 1997 utilizó este termino para describir la obsesión con lo que una persona considera como "alimentación saludable" pudiendo llevar a la desnutrición e incluso a la muerte. Poco a poco se evita el consumo de ciertos alimentos, por ejemplo, aquellos que contienen grasas, conservadores, colorantes, carbohidratos, que no sean orgánicos, etc. Bratman afirmó que la desnutrición es muy común entre los seguidores de las dietas de comida saludable.


Ahora, ¿qué tiene que ver la diabetes con esto? Pues bien, cuando nos diagnostican con diabetes suelen darnos una lista de alimentos permitidos o no permitidos, es decir, alimentos "buenos" o "malos". Darle valor ético a un alimento es un comienzo erróneo cuando se vive con diabetes ya que va cambiando nuestra forma de ver y consumir los alimentos. Comenzamos a tenerle "miedo" a algunos y ver con más "amor" a otros aunque no sepamos qué es realmente lo que hacen en nosotros.


Las redes sociales no son de gran ayuda. Existen miles de "dietas" para el manejo de la diabetes, unas con fundamento, otras sin este. Unas son muy complicadas y requieren mucho esfuerzo no solo físico y emocional, como el ayuno intermitente, sino también económico, "no comas mantequilla porque es mala, ahora come "ghee". Productos nuevos que van sustituyendo a los tradicionales pero que realmente no tienen grandes ventajas o beneficios para tu salud pero sí son más caros. Y cada vez más vemos publicaciones como estas que, además, no son proporcionadas por profesionales de la salud y la información científica que las respalda es muy poca, generalmente está basada en experiencias personales o tiene un fondo de mercadotecnia que definitivamente lo último que le interesa es cuidar la salud.


Tendencias que invitan a eliminar ciertos alimentos que, en el caso de la diabetes, pueden ocasionar picos de glucosa como sería el plátano, después sigue eliminar de nuestra alimentación grupos de alimentos como las frutas o los cereales. Y así continúa, hasta dejar de comer nutrientes que son esenciales para nuestro organismo. El mas común de los nutrientes que estas tendencias nos invitan a eliminar cuando vivimos con diabetes son los carbohidratos. Todo con la finalidad de tener "mejores curvas de glucosa". Y claro, no tenemos nada en contra de mejorar nuestros niveles de glucosa, al contrario, en Healthy Diabetes ese es uno de nuestros objetivos. Sin embargo, creemos, sabemos y lo llevamos a la practica cada día que, para lograr estas cifras de glucosa, no necesitas eliminar ningún nutriente, grupo de alimentos o alimento en concreto.

Creemos firmemente que lo mejor es APRENDER a comerlos, en la cantidad y momento adecuado y para ello acompañamos todos nuestros procesos con educación en diabetes, en TÚ diabetes.

Pero nos hemos distraído un poco del tema. Regresemos. ¿Qué pasa si comenzamos a eliminar alimentos de nuestra alimentación? Sencillo, aunque podamos cubrir calóricamente nuestras necesidades, es decir, la cantidad de energía que requiere nuestro cuerpo para vivir, existen ciertos micronutrientes que solo se encuentran en ciertos alimentos y si bien, se pueden sustituir con algún tipo de suplemento de vitaminas, la absorción natural y la mejor forma de que nuestro cuerpo los utilice es mediante los alimentos. Siempre lo mejor y mientras nuestro cuerpo lo pueda realizar es lo natural.


La alimentación es un equilibrio entre los macronutrientes (proteínas, grasas, carbohidratos) y micronutrientes (vitaminas y minerales) que son necesarios para realizar las funciones que nuestros cuerpos necesitan. Las cantidades que necesitamos dependerán de nuestra edad, sexo, si vivimos con alguna enfermedad, si hacemos ejercicio, el tipo de ejercicio e incluso dependerán del lugar donde vivamos, es por ello que una dieta no puede funcionar para todos.


Romper este equilibrio puede tener consecuencias graves. La Ortorexia Nerviosa, aunque parezca contradictorio puede romper ese equilibrio y llevarnos a una alimentación no saludable. Puede comenzar de una forma muy sencilla, basta dedicarle un poco más de tiempo a la alimentación, tal como sucede con la diabetes. Ojo, esto no significa que va a pasarle a todos y que sea "normal", pero dependiendo de la persona es algo que es necesario considerar. Existen ciertas características de la personalidad que cada uno tiene que pueden dar pie a que, cuando se pone ese extra de atención en lo que comemos sea el detonante necesario para desarrollar un trastorno de alimentación.


Tenerle "miedo" a un alimento o incluso enojarte o incomodarte si alguien lo come porque crees que es malo para la salud no es "normal" y es algo a lo que necesitamos ponerle atención. Preguntarte, ¿por qué me siento así? y descubrir que, si, quizá comer esa manzana o ese plátano te sube la glucosa, pero quizá, aprendiendo a comerla gracias al acompañamiento de una nutrióloga que sepa de diabetes puedas disfrutarla sin ese pico de glucosa que te produce esas sensaciones. Y, quizá, puedas ver ese momento de comer de una forma mas sana y menos "en guerra".


Entre alguna de las consecuencias de eliminar ciertos alimentos podemos encontrar:


  • Deficiencias de vitaminas y minerales que pueden tener efectos directos en nuestra piel, nuestra digestión, la regulación hormonal e incluso en la conexión nerviosa en nuestro cuerpo.

  • La desnutrición no solamente se refleja en estar delgado. Presentar enfermedades constantemente, tardar en aliviarnos, sentirnos cansados, no poder dormir, cambios en nuestro estado de animo sin razón, la caída de cabello son una forma en la que nuestro cuerpo nos dice que algo no está bien.

  • Tratar de reintegrar esos alimentos a nuestra alimentación es un proceso lento y debe ser vigilado porque suele ocasionar malestar como dolores de estomago, inflamación, mayor necesidad de insulina que la que empleabas antes de privarte de ellos (mayor resistencia a la insulina) como en el caso de los carbohidratos lo cual puede ser muy frustrante.


¿Cómo saber si tengo riesgo de presentar Ortorexia Nerviosa?

Aunque la Ortorexia no tiene criterios de diagnóstico oficiales si presentas algunos de estos signos o síntomas te recomendamos platicarlo con tu doctor, estamos seguros que podrá apoyarte y derivarte con el especialista que necesitas.


  • Experimentas un miedo intenso a los alimentos "poco saludables" y evitas a toda costa esos alimentos. Esto también puede incluir alimentos saludables pero que "no son buenos" para el manejo de la diabetes como algún tipo de fruta.

  • Tienes obsesión o mucha preocupación por los alimentos saludables, la nutrición y la alimentación. Es decir, dedicas muchas horas al día pensando en tu alimentación, planificando, comprando y preparando las comidas que piensas que son saludables dejando poco tiempo para hacer otras actividades que te gustan o interfiriendo con otras áreas de tu vida.

  • Eres incapaz de desviarse de un estilo de alimentación o de tu dieta sin sentir una ansiedad extrema.

  • Revisas de forma obsesiva las listas de ingredientes y las etiquetas nutricionales y pasas más tiempo del necesario revisando menús o pensando en los alimentos que se sirven en fiestas o reuniones.

  • Eliminas grandes grupos de alimentos a pesar de no tener razones médicas, religiosas, culturales o éticas para hacerlo (gluten, azúcar, todas las frutas, todos los cereales, todos los carbohidratos, todas las grasas o productos de origen animal).

  • Tienes un interés inusual o una visión excesivamente crítica de los hábitos alimenticios de otras personas. Querer hacer cambiar la forma en que otros ven o consumen alimentos e incluso haciéndoles saber que su forma de alimentarse es errónea por no ser como tú piensas que debe ser.

  • Evitas ir a eventos sociales o reuniones donde habrá comida preparada por otras personas o bien, llevas comidas preparadas ya que crees que la comida que te ofrecerán no cumple con tus estándares de "comida saludable".

  • Tienes algunos signos que indican que estás en desnutrición debido a las restricciones alimentarias.

Para quien vive con Ortorexia el no seguir sus propios lineamientos o "reglas" de alimentación "saludable" o "ceder" a ciertos antojos de alimentos que perciben como "poco saludables", puede provocar una grave angustia emocional y disminuye la autoestima. Querer controlar todo y sentir que, dependiendo de la capacidad para seguir tan meticulosamente ese estilo de alimentación, sea el resultado de la calidad o el valor en que llevó a cabo el día, si fue bueno o malo, puede afectar la autoestima.


Dicho esto, el signo más común de la Ortorexia es una obsesión por la alimentación saludable que afecta negativamente a tu vida. Cuando vivimos con diabetes buscamos siempre mejorar nuestra alimentación y claro, ponemos atención en lo que comemos y el efecto que tiene en nuestra glucosa. Sin embargo, dejar de comer un alimento porque dispara nuestra glucosa en sangre es una oportunidad de aprendizaje, de autoconocimiento, de detenernos a analizar qué es lo que sucedió y buscar estrategias para poder consumirlo sin que afecte nuestra glucosa y si, es posible. Claro que podrías pensar que lo más sencillo es simplemente dejarlo de comer pero, en ocasiones, esto es solo el inicio de algo que te pudiera llevar a tener consecuencias negativas y puede dar pie a dejar de comer otros alimentos hasta que te des cuenta que la variedad de alimentos que consumes es mínima y que estás presentando algunas señales de desnutrición como te indicamos anteriormente. Siempre es una mejor opción dedicarle un poco de tiempo a aprender cómo manejar tus glucosas con ciertos alimentos "complicados" de la mano de tu especialista logrando así una alimentación saludable no solo para tu cuerpo, también para tu mente.


Referencias:

· https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6370446/