Vivir con diabetes y presentar el SAT/ACT

Hace unos días nuestro hijo (que no vive con diabetes) presentó el SAT. Sí, ya estamos a esas alturas de dejar ir a nuestro pequeño no tan pequeño al "mundo real" y pudimos observar la forma en que, al menos en Estados Unidos existen lineamientos cuando se vive con diabetes y se presentan este tipo de pruebas, y aquí es platicamos.



El SAT o el ACT son dos exámenes estandarizados que se realizan al final del 11º grado y/o durante el 12º de preparatoria (High School) y encontrará en su viaje de la escuela secundaria a la universidad. Estas pruebas dan a las universidades una forma de "medir" a los estudiantes antes de aceptarlos. No solo consideran estas pruebas pero su puntaje es importante. Estos puntajes son empleados para que las universidades encuentren a los candidatos que consideran adecuados para su institución y los pueden invitar a postularse, para dar becas, ubicar a los estudiantes en clases de acuerdo a sus conocimientos o incluso dar créditos universitarios.


Un puntaje alto no garantiza la admisión pero ayudan muchísimo especialmente si buscas una universidad con buena reputación o de renombre. Esto genera mucho estrés entre quienes los presentan (¡y sus familias!). El SAT evalúa las habilidades académicas en dos secciones: lectura y escritura y matemáticas. Además incluye un ensayo opcional. Esta prueba toma aproximadamente 3 horas además de 50 minutos para el ensayo.


Si vives con diabetes podrás comprender que 3 horas bajo estrés en una prueba puede parecer eterno y más con las indicaciones que se dan para realizarlo. Como parte del reglamento están los aparatos o dispositivos prohibidos que van desde los celulares y cámaras hasta marcadores o lápices de color y sí, también se incluyen dispositivos que causen ruido. Y entonces pensamos: y si vas con microinfusora a la que le suene alguna alarma (como por ejemplo, si se sube la glucosa o tienes una hipoglucemia) o un glucómetro que tengas que usar y haga sonido. El reglamento menciona que está permitido llevar EpiPens (plumas precargadas que contienen Epinefrina en caso de alergia) pero no hace mención de nada relacionado con la diabetes, excepto: "Para políticas de otros medicamentos y dispositivos médicos contacta a los Servicios para Estudiantes con Discapacidades".


Las indicaciones de los Servicios para Estudiantes con Discapacidades nos dicen que es necesario conocer la fecha de los exámenes y enviar la solicitud con anticipación ya que el proceso de aprobación puede demorar hasta siete semanas. Esto aplica no solo para aquellos que requieren sillas de ruedas, para que la institución en la que harán el examen tenga las instalaciones adaptadas a sus necesidades pero también aplica para las personas que viven con diabetes u otras situaciones de salud especiales.


Después te indican cómo realmente hacer la solicitud a esas adaptaciones que puede requerir, generalmente esto se realiza a través de la escuela a la que asisten. Esta solicitud incluye llenar algunos formatos como: la autorización de los padres, una encuesta para maestros en relación a las necesidades de un alumno en las pruebas, el formato de elegibilidad del estudiante entre otros. Es en el formato de elegibilidad del estudiante donde se indica si quien está presentando la prueba requiere mas descansos de los que se realizan durante la prueba, si necesitan más tiempo para realizar la prueba, asistencia para la lectura o para dar respuesta y las que más nos interesan cuando vivimos con diabetes: Permiso para tomar medicamentos/alimentos/bebidas durante la prueba y permiso para medir el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. Además se pregunta si se es parte de algún plan o programa educativo como lo sería el plan 504 (una serie de adaptaciones, o cambios en el salón de clases, para ayudar al pequeño a seguir el plan de estudios regular como tener que comer algo cuando hay hipoglucemia, checarse la glucosa o inyectarse insulina si es necesario).


Hay que notar que en el permiso para realizar pruebas de glucosa (azúcar) en la sangre se permite el acceso a la mayoría de los suministros,. Es decir, medidores de glucosa (azúcar) en sangre, dispositivos de administración de insulina como microinfusora de insulina, tiras reactivas, lancetas, dispositivos de lancetas, monitores de glucosa en sangre y monitores continuos de glucosa en sangre pero no se permite el uso de un teléfono celular sin la aprobación expresa del College Board y agregan la indicación: "Los estudiantes que soliciten acceso a su teléfono celular para manejar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre deben especificar si tienen acceso a un receptor externo que no sea un teléfono celular".


Se que para quienes nos leen no significa mucho lo que se hace en Estados Unidos pero se que, a causa de la ignorancia, podemos pasar un mal momento cuando menos lo necesitamos: un examen. Así que se me ocurre que podríamos tener documentos que avalen la necesidad de usar nuestros dispositivos médicos y que nos den la tranquilidad de que si necesitáramos tomar un jugo o comer algo a la mitad del examen no nos llamarían la atención y nos estresarían más de lo necesario.


Las buenas ideas hay que compartirlas y si es posible, adaptarlas. Esperamos que si estás por realizar alguna prueba importante y, te pone nervioso que la microinfusora comience a lanzar sonidos y te ocasione una llamada de atención. O quizá tengas miedo de tener una hipoglucemia o hiperglucemia a causa del estrés y no puedas tratarla, puedas emplear este artículo para darte algunas ideas para prepararte antes de la prueba.


Recuerda, una parte importante de la diabetes es la prevención y la anticipación.